https://davidruiztrainer.com/

¿Cómo se pueden conseguir los objetivos que nos planteamos?

Esta pregunta está directamente relacionada con esta otra, ¿Por qué fracasan la mayoría de objetivos que se realizan a año nuevo?

Bien, pues el motivo del fracaso de estos objetivos es que los planteamos hacia un periodo de tiempo largo, y llega el momento en el cual la motivación desaparece y lo seguimos viendo muy lejos, terminando por desistir y desapareciendo toda esa ilusión y motivación inicial que teníamos a principio de año.

Entonces te estarás preguntando, ¿Por qué hay gente que si consiguen sus objetivos mientras que otras no?

La respuesta que te puedo dar es la siguiente, para conquistar lo grande, primero hemos de conquistar lo pequeño, es decir para conseguir resultado a largo plazo, primero tenemos que conseguir resultados a corto plazo.

Para poder avanzar, es imprescindible convertir los grandes objetivos que nos planteamos a largo plazo en pequeños objetivos para el día a día.

Plantearse pequeños objetivos cada día tiene además una interesante ventaja colateral y es que será fácil decir que no a todo aquello que no esté alineado con tus prioridades.

“Cada día es una vida en miniatura, donde podemos plantearnos micro objetivos relacionados con los grandes objetivos de nuestra vida”

SERGIO FERNÁNDEZ

La importancia del objetivo estrella

El objetivo estrella es algo verdaderamente sensacional, algo de lo que sentirse orgulloso y por lo que merece la pena dejar de lado todo lo demás…

Tener un objetivo estrella claro es lo que te permitirá no sentirte culpable cuando digas que no a ese plan alternativo, que también te apetece, o cuando entregues algo que era urgente un poco más tarde de lo acordado porque le diste prioridad a lo verdaderamente prioritario, tal como ahora sabes que tiene que ser.

En un día cualquiera, hoy por ejemplo, solo hay dos tipos de tareas, las que con algo de suerte te permitirán avanzar en tu vida y sentirte con orgullo de lo realizado y las que o te llevan a ningún sitio, y que nadie, ni siquiera tú, recordará dentro de 48 horas.

La mayoría de las tareas a las que te enfrentarás en el día a día pertenecen al segundo grupo y lamentablemente son las que más van a requerir tu atención. Y ese precisamente es el problema, puedes pasarte toda la vida ocupado mientras tu vida se dirige exactamente a ninguna parte.

Aunque como eres una persona ocupada, es posible que ni siquiera te des cuenta hasta que un día, de repente, en un viaje organizado del Imserso te preguntes con la mirada perdida… ¿Cómo es posible que me pasara toda mi vida tan ocupado si no he hecho nada significativo con mi vida?

Lo verdaderamente importante no llama a tu puerta, a tu puerta solo llama lo urgente. Con lo importante hay que ser proactivo, nadie te va a requerir mañana a primera hora que empieces ese objetivo que intuyes que puede revolucionar tu vida. Nadie lo hará, y tal vez por eso no adviertes que estás perdiendo una gran oportunidad al no hacerlo.

Lo que hará que tu proyecto o vida despegue será fundamentalmente el tiempo que le dediques cada día, y cada día es cada día, a tu objetivo estrella.

El 80 o 90 por ciento de lo que haces no conduce a ninguna parte. Pero otro 10 o 20 por ciento, si lo empleas bien, avanzara a un siguiente nivel la consecución de tu objetivo estrella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba