https://davidruiztrainer.com/

ENFERMEDAD, BIENESTAR Y FITNESS

Observamos que casi todo el valor mensurable de la salud puede colocarse en una secuencia continuada que comprende desde la enfermedad pasando por el bienestar hasta la buena aptitud física (o fitness).

Véase la tabla a continuación:

 

bienestar

 

Si bien es más difícil de medir, añadiríamos la salud mental a dicha observación. La depresión se alivia claramente mediante una adecuada dieta y ejercicios, es decir, con fitness genuino.

Por ejemplo, si la presión arterial es 160/95 es patológica, 120/70 es normal o saludable, 105/55 es consistente con la presión arterial de un deportista; 40% de grasa corporal es patológica, 20% es normal o saludable, y 10% es sinónimo de estar en forma.

Observamos un orden similar para la densidad ósea, los triglicéridos, la masa muscular, la flexibilidad, el HDL o “colesterol bueno”, la frecuencia cardíaca en reposo y una decena de otras medidas comunes de salud.

Muchas autoridades (por ejemplo, Mel Siff, de NSCA) hacen una clara distinción entre salud y fitness. Con frecuencia mencionan estudios que sugieren que quienes están en forma quizás no necesiten cobertura de salud.

Una mirada más cercana al soporte probatorio revela invariablemente que el grupo estudiado son deportistas de rendimiento y, sospechamos que siguen peligrosas dietas a la moda (alta en carbohidratos, baja en grasas, baja en proteínas).

¿Qué es Fitness?

Si se realiza correctamente, el fitness brinda un buen margen de protección contra los flagelos del tiempo y las enfermedades. Si detecta algo distinto, revise el protocolo de fitness, especialmente la dieta.

El fitness consiste y debería consistir de un “superbienestar”. La enfermedad, el bienestar y el fitness son medidas de la misma entidad.

A modo de nota, el doctor en física Mel Siff, menciona su enfermedad ateroesclerótica y subsiguiente ataque cardíaco como una prueba anecdótica de que el fitness y la salud no están necesariamente vinculados debido a su entrenamiento periódico y una “buena dieta”.

Al investigar sus recomendaciones nutricionales descubrieron que promueve una dieta idealmente estructurada para provocar cardiopatías, baja en grasas, alta en carbohidratos. ¡Si! Fue víctima de la ciencia chatarra

Si tu objetivo es lograr una competencia física óptima, entonces se deben considerar todas las habilidades físicas generales:

  1. Resistencia cardiovascular/respiratoria – La capacidad de los sistemas corporales de captar, procesar y liberar oxígeno.
  1. Resistencia – La capacidad de los sistemas corporales de procesar, liberar, almacenar y utilizar la energía.
  1. Fuerza – La capacidad de una unidad muscular, o la combinación de unidades musculares para mover una carga.
  1. Flexibilidad – La capacidad de maximizar el arco de movimiento en una determinada articulación.
  1. Potencia – La capacidad de una unidad muscular, o la combinación de unidades musculares para aplicar fuerza máxima en tiempo mínimo.
  1. Velocidad – La capacidad de minimizar el ciclo de tiempo de un movimiento repetido.
  1. Coordinación – La capacidad de combinar varios patrones de movimientos distintivos en un movimiento distintivo singular.
  1. Agilidad – La capacidad de minimizar el tiempo de transición de un patrón de movimiento a otro.
  1. Equilibrio – La capacidad de controlar la colocación del centro de gravedad del cuerpo en relación a su base de soporte.
  1. Precisión – La capacidad de controlar el movimiento en una dirección determinada o a una intensidad determinada.

El acondicionamiento anaeróbico nos permite ejercer grandes fuerzas en un período muy corto. Un aspecto importante del acondicionamiento anaeróbico a considerar es que no posee un efecto adverso sobre la capacidad aeróbica.

A decir la verdad, la actividad anaeróbica bien estructurada puede utilizarse para desarrollar un nivel muy alto de fitness aeróbico sin que el músculo pierda consistencia con el volumen del ejercicio aeróbico.

El método por el cual utilizamos esfuerzos anaeróbicos para desarrollar un acondicionamiento aeróbico es el “entrenamiento por intervalos”.

Entrenamiento por intervalos

 La clave para desarrollar el sistema cardiovascular sin pérdida inaceptable de fuerza, velocidad y potencia es el entrenamiento por intervalos.

El entrenamiento por intervalos combina series de trabajo y descanso en intervalos cronometrados.

Un ejemplo de un intervalo utilizado frecuentemente es el Intervalo Tabata, es decir 20 segundos de trabajo seguidos de 10 segundos de reposo, repitiendo de seis a ocho veces.

Tabata publicó una investigación que demostró que este protocolo de intervalos producía aumentos notables en la capacidad anaeróbica y aeróbica.

Resulta muy bueno experimentar de manera frecuente patrones de intervalos de combinaciones variables de descanso, trabajo y repeticiones.

De hecho unos de mis programas de entrenamientos, En forma 4 minutos, están completamente basado en los HIIT de Tabata, donde puedes comprobar los primeros resultados tanto en la página principal como en la página del programa en forma 4 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba