https://davidruiztrainer.com/

Más vale la constancia que hacerlo todo perfecto

Plazas disponibles

20
agosto
20
septiembre
20
octubre
"Realizar ejercicio físico de forma regular y llevar una vida activa saludable, no te quita tiempo, sino te lo da muy generosamente"

¿Cuántas veces has pensado que alcanzar tu cuerpo ideal es imposible porque para conseguirlo tienes que sacrificarte demasiado y crees que no serás capaz?

¿Eres de las que piensan que para adelgazar hay que llevar un plan de entrenamiento y nutrición súper estricto?

¿Te ves capaz de mantenerte en forma año tras año?

No quiero que respondas ahora, hazlo al terminar de leer este artículo.

Hazlo así porque cuando conozcas la moraleja de lo que te voy a contar hoy, quizá cambie tu forma de verlo.

Hoy van a ser 2 los protagonistas de este árticulo y solo te daré unas pinceladas sobre su forma de actuar, no te hace falta más.

Después, cuando veas cómo actúa cada uno, saca tú la moraleja de esta historia (la mía estará más que clara, jejeje).

Voy a usar a estos dos personajes para demostrarte que, para ponerte en forma, es más importante la constancia que hacerlo todo perfecto.

Empecemos por los protagonistas del post de hoy.

Andrea y Pau.

Los 2 casos son iguales. Tienen cierto sobrepeso y deben perder varios kg de grasa para conseguir un cuerpo saludable y con el que se sientan a gusto cuando se ven en el espejo.

Han llegado a este punto tras varios años sin moverse y comiendo mal. Un buen día deciden que es hora de cambiar la situación. Empiezan a cambiar de estilo de vida el mismo día.

Sin embargo…

Sus personalidades son muy distintas.

Pau es la típica persona que se obsesiona con conseguir su objetivo e intenta cumplirlo de la forma más perfecta posible y cuanto antes.

Andrea es distinta, cuando tiene un objetivo en mente va a por ello sin obsesionarse, pero con constancia. No tiene prisa.
¿Quién conseguirá adelgazar y mantenerlo en el tiempo?

Ahora lo verás

Pau: todo tiene que ser perfecto

Mucha gente suele pensar que, para conseguir resultados, hay que hacerlo perfecto. Son los típicos que acaban comiendo solo arroz/pollo/brócoli y entrenan hasta 3 horas diarias.

Es más, algunos aseguran que, sin esto, es imposible conseguirlo.

Pau, cuando se obsesiona, piensa así. Siente que, si no lo hace perfecto, está malgastando su tiempo haciendo las cosas mal.

Sin embargo, esto es lo que le ocurre a Pau:

  • Mucho estrés por tener una rutina diaria muy marcada. Se siente culpable si no lo hace perfecto. Entrenar 10 minutos menos porque tiene que hacer un recado es un suplicio.
  • Se pone restricciones sin sentido para comer. Solo come pechuga de pollo y no otra parte del pollo porque tiene un poco más de grasa.
  • Su día está marcado por las horas a las que debe entrenar y a las que debe comer. El resto depende de ello.
  • Cada vez sale menos con sus amistades porque eso rompería su rutina planificada de comidas y entrenos.

Y así podría seguir hasta mañana, pero creo que ya es suficiente para que te des cuenta de que, la vida de Pau, no parece lo mejor para una persona que nunca se ha preocupado por su físico.

¿Tú serías capaz o te agobias solo de pensarlo?

Andrea: mejor hecho que perfecto

Existe la opción de hacer las cosas bien, sin necesidad de sacrificarlo todo y acabar abandonando porque no puedes más.

Andrea es de este segundo tipo de personas. No se obsesiona.

Es más, Andrea y yo compartimos lema: mejor hecho que perfecto.

Esto es lo que le lleva a:

  • No sentirse culpable si no lo hace perfecto o no cumple con lo que tenía en mente algún día. Entrenar 10 minutos menos porque tiene que hacer un recado lo complementa con hacer unas sentadillas en casa si tiene tiempo. No se pone restricciones sin sentido para comer. 
  • Le encanta el pollo con patatas, así que lo que hace es reducir la cantidad de pollo que come y pone unas patatas al horno en vez de fritas. Sigue disfrutando de comer.
  • Su día está marcado por lo que más le apetece hacer. Los fines de semana no entrenan en el gimnasio porque prefiere ir a dar un paseo por el campo con sus amigos.
  • No deja de salir con sus amigos porque vayan a comer fuera, simplemente elige platos más saludables cuando le apetece aunque el de al lado se esté comiendo una hamburguesa con 10 salsas. Y ojo, que algún día también se da un homenaje con una pizza, no pasa nada.

Como ves, Andrea lleva un estilo de vida saludable y activo sin renunciar a su vida social o a algún capricho. Es más, disfruta más de este estilo de vida que del anterior.

La pregunta del millón ¿quién, 2 años después, sigue en forma?

Ojo. Vaya por delante que ambos podrían estar en forma perfectamente.

Pero, en la vida real, lo normal es que sea Andrea quien siga en forma y Pau haya abandonado ese estilo de vida.

¿Por qué?

Es muy simple.

Lo lógico es que, para las personas que deciden ponerse en forma porque nunca se han cuidado, dedicar su día a día a su físico no sea su vida soñada.

Por eso, si buscan hacerlo perfecto, es un suplicio y llega el día en el que se hartan.

Abandonan tarde o temprano. Como Pau.

Por otro lado, tienes a los que no se obsesionan.

Asumen que tienen que cambiar de estilo de vida, pero no de forma radical. Con cambios lógicos y que se adapten a su filosofía de vida. Como Andrea.

No sé qué opinarás tú, pero para mí la moraleja de todo esto es clara, mi lema: mejor hecho que perfecto.

Estas son las ventajas de actuar bajo este lema:

  • Resultados más duraderos al cambiar a un estilo de vida sano, pero con el que te sientes a gusto.
  • Puedes disfrutar de comidas más sabrosas y de mayor variedad.
  • Libertad para hacer vida social normal, solo tienes que elegir bien qué comer y beber. Comer lo que te apetezca de vez en cuando no es un problema.
  • No tienes prohibiciones que solo hacen que tengas más ganas de romper las reglas.
  • Menos estrés en tu vida porque no gira alrededor de entrenos y comidas.

Ya ves que la diferencia entre ambas formas de actuar es gigantesca.

Ahora te toca elegir a ti qué camino escoger.

Sea cual sea tu elección yo siempre estaré por aquí para ayudarte. 😊

Un saludo,

Recuerda «mejor hecho que perfecto».

P.D.: No hay nada de malo en hacerlo «perfecto». Eso sí, que sea siempre porque ese es el estilo de vida que quieres. Que no sea una obligación.

Como todo en esta vida: moderación.

Contacta Conmigo

PIERDE GRASA Y TONIFÍCATE

Registrate gratis en el formulario, con tu nombre y email, en breve te llegará el ebook a tu correo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba