https://davidruiztrainer.com/

No dejes que te controlen la vida, abre los ojos

¿Cómo sabes si tienes una mente emprendedora?

 

 

Por más terrible que suene, la sociedad nos prepara para vender nuestra vida por dinero, si así como lo estás leyendo, nuestra vida por dinero, porque mayormente nos pagan por hora, y el dinero que ganamos es directamente proporcional al tiempo que inviertes.

El tiempo es la única forma que tenemos para medir la vida, mejor dicho el tiempo es la vida que se agota y nunca vuelve atrás.

El tiempo es todo el capital que tenemos en la tierra, si lo empleamos debidamente, se convierte en tranquilidad, comodidad y satisfacción, consideremos esto y dejemos de permanecer sentados con las manos cruzadas, malgastando el tiempo.

Vivimos en una sociedad donde todo es comprar y tirar, comprar y tirar…, siempre queremos lo más caro, lo más moderno, forma de pensar motivadas por las grandes compañías.

Estamos viviendo una era en el que el marketing de estas compañías dictan nuestra forma de vida, compañías que te venden un producto ahora, y a los tres meses sacan el mismo producto, un poco más grande con leves modificaciones que al final no te servirán de nada.

Pero oye es lo nuevo, no podemos quedarnos atrás, entonces gastamos el doble, cuando tú y yo compramos algo, realmente no se compra con dinero, lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para obtener ese dinero.

Lo único que no se puede comprar es la vida, la vida se gasta, y es miserable gastar la vida para perder libertad, nuestra forma de pensar es un nido, donde la sociedad del consumismo pone sus huevos.

Nos dicen que debemos de comprar, que necesitamos y que nos gusta, si no lo haces, simplemente estás atrasado, no eres progresista, cosa que no puede estar más lejos de la realidad.

Necesitan que creas eso, necesitan que vivas esta ilusión de que si no estás a la vanguardia eres menos que los demás, entonces en nosotros crece el sentimiento que debemos de hacer algo, tenemos que comprar el ultimo teléfono, el último modelo de coche, etc…

Entonces gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos para impresionar a gente a la que no le importamos.

Las únicas personas que hacen cambios, se desarrollan al máximo y hacen que el mundo siga avanzando tecnológicamente, son los emprendedores, son las personas que siguen innovando, son los únicos que luchan para que sus sueños se hagan realidad.

El hambre de éxito los empuja a hacer cosas que nadie más se atreve hacer, no como los que siempre tienen miedo al fracaso, porque siempre le han enseñado a ir a lo seguro, y todos nos creemos únicos y especiales, pero seguimos haciendo los mismo que hacen todos, aun así piensan tener cosas que los demás no tienen.

Tener lo primero y mientras más caro mejor, sin darse cuenta de que si queremos algo que los demás no tienen, tenemos que comenzar a hacer lo que los demás no hacen.

Es así de simple, así como una persona común trabaja por pago de su tiempo, un emprendedor también lo hace, pero con una diferencia, la persona común lo hace para subsistir, darse sus pequeños caprichos y rezar para llegar a fin de mes, pensando que si algún día se va de ese trabajo, será para otro igual, siguiendo así hasta que sea viejo y se retire.

El emprendedor lo usa como trampolín para cumplir sus sueños. Mientras una persona común dice, “para que ahorrar, la vida es una sola y tengo que darme mis caprichos y tener el último iPhone”, otros como Steve Job tuvo que ahorrar privándose de tantas cosas, vendiendo muchos de sus utensilios e incluso su furgoneta para poder empezar a financiar  un proyecto en el que nadie creía y gracias a eso, tú tienes un iPhone en la mano.

Mientras que estas personas que piensan que para subsistir, solo tienen la opción de vender su tiempo para cumplir los sueños de otros y poder darse sus pequeños lujos y todas esas cosas que te llenan de felicidad momentánea, hubieron personas que lo dieron todo por sus sueños, que fueron rebeldes, tuvieron visión y se sacrificaron para realmente disfrutar la vida como la mayoría solo la puede aparentar.

Tenemos la responsabilidad de elevarnos de la mediocridad a la excelencia, del fracaso al éxito, nuestra tarea es aprovechar bien nuestro tiempo para llegar a ser lo mejor que podamos.

Es tu decisión, déjate llevar y ser uno más del montón, yendo siempre por donde van todos o ser un emprendedor, estando dispuesto a luchar por cumplir tus sueños, en vez de uno ajeno.

Si quieres siempre ir por lo seguro, lamento decirte que nada en esta vida es seguro, hoy estás vivo, pero mañana no sabes, yo estoy seguro de que lograre cumplir mis sueños, tal vez moriré intentándolo, prefiero tener cicatrices por valiente, que piel intacta por cobarde.

¿Y tú que prefieres?, comenta tu opinión abajo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba